Menu

"&"TB#46


 
Por un instante, cierras los ojos... te visualizas tocando en el Auditorio Nacional. Sin duda, el principal recinto para un concierto en México. Cuando los abres te das cuenta que estas empezando una banda tienes menos de 20 años y tu único capital material es una guitarra prestada. El Auditorio es solo una meta lejana; ahora no se puede entender de otra forma. Tienes que pasar por componer, tu primer concierto, tu primer autógrafo, grabar un disco, formar una banda; debes saber armar un equipo.
Un día suena Espacio Sideral en la radio y tu festejo se interrumpe porque decides regresar al cuarto de ensayo.
En el camino hay puertas que se abren y que se cierran, otras que tienes que derribar. Dicen que de los fracasos es de donde más aprendes, de esos conciertos en que no llenaste y recibiste crítica destructiva. Tienes tropiezos personales, amores rotos, llegaste a lastimar a quien más quieres y tuviste que aprender y lamerte las heridas mientras estabas solo de gira, en un cuarto frío de hotel. También tuviste que tragarte el constante comentario de "no llegarás lejos" que a veces escuchaste de bocas que pensabas estaban contigo. Tienes todos los tipos de hambre pero te aguantas la sensación y no dejas que ese dolor te distraiga de tu sueño.
Vuelves a cerrar los ojos... ahora aparecen premios pero también abrazos, viajes internacionales pero también días que no saliste de casa.
Cuando los abres, estás parado en el escenario del Auditorio Nacional, tienes música original para tocar 10 horas seguidas pero seleccionaste solo lo mejor. El Auditorio esta lleno... a reventar. Están los que creyeron en ti desde el principio y los que se fueron sumando. Tú sabes que la próxima vez que cierres los ojos guardarás en tu memoria a las 9 mil 366 butacas y a sus ocupantes ya son parte de tu historia de vida.
Ver a Jesse & Joy en el Auditorio Nacional, escuchar como los ovacionaron por sus recientes 4 Grammys, por ser mexicanos, por su talento. Disfrutar del dueto con Mario Domm con la canción Llorar. Estar rodeado de gritos y de playeras y playeras de Con quién se queda el perro? Tour 2012. Escuchar Corre y saber que ganó como canción y grabación del año 2012 y darme cuenta que ganó porque es la canción que mejor define tener roto el corazón. Seguir el movimiento de manos de todos en Ya no quiero y en La de la mala suerte. Sentir como aparecen las sonrisas con Esto es lo que soy, Gotitas de amor y la entrada triunfal del mariachi. Y quedarme con un momento favorito: Chocolate con Joy tocando un tambor gigante y rodeada de todos los metales bailando y tocando, Jesse al fondo arriba del sillón a punto de suspenderse en el aire.
 
El primero de los conciertos de Jesse & Joy en el Auditorio Nacional terminó anunciando que para principios del 2013 regresarán al escenario de Reforma. Así que la historia continua.
Me dejaron flotando porque eso es lo que pasa cuando alguien conquista un sueño con los ojos abiertos.
 
back to top